Los Papeles de Panamá

Foto Cortesía

La nueva película del director Alex Winter detalla el efecto de los Papeles de Panamá, un documental global que captura uno de los mayores escándalos de corrupción en la historia. La película está basada en el libro de Bastian Obermayer, reportero de un periódico en Munich, Alemania. Obermayer recibió un correo electrónico anónimo en 2015 de “John Doe”, quien se llamó a sí mismo “solo un ciudadano preocupado”, quien prometió enviar al reportero información sobre una firma panameña de abogados revelando una increíble cantidad de corrupción que el remitente anónimo quería exponer.

En lo que se convirtió en “la mayor filtración de documentos secretos de la historia”, aprendimos a través de correos electrónicos y archivos PDF cómo las personas más corruptas del mundo han utilizado bancos extraterritoriales, evasión de impuestos, lavado de dinero y otros actos criminales para enriquecerse. Incluye información sobre cómo los narcotraficantes escondieron su dinero y se sospecha que algunas “inversiones” ilegales ayudaron a nuestro presidente a esconder su dinero. No es de extrañar que no quiera que veamos sus declaraciones de impuestos. Hay algunas razones, y todas son ilegales. Probablemente subestimó sus ganancias para evitar impuestos, y muy probablemente usó corporaciones ficticias para lavar su dinero. El documental de Alex Winter, “The Panama Papers”, nos dice “cómo obtuvimos esa historia”, nombrando a personas muy famosas, políticos, actores, deportistas, miembros de la sociedad y otras personas que utilizaron medios ilegales para ocultar su dinero evadiendo  impuestos. Él dice que esta es la historia de cómo se roban billones de dólares de los contribuyentes. El tesoro consistía en más de 11 millones y medio de documentos que exponían los oscuros negocios financieros de las personas más ricas del mundo. Aparentemente, a Obermayer le asustaba el conocimiento que había adquirido sobre los tratos ilegales de tantas personas importantes, incluidos los narcotraficantes que no hubieran dudado en deshacerse de él. Mauricio Macri, Dilma Rousseff, Lionel Messi y otras personas famosas fueron nombrados en los documentos. Rousseff perdió su puesto como presidente de Brasil.

En nuestra mente está el trágico final de Jamal Khashoggi, el columnista del Washington Post que había estado informando sobre el Príncipe Saudí Mohamed Bin Salman, conocido como MBS. El presidente Trump dice que tenemos mucho que perder si los saudíes cancelan contratos por un valor de más de 120 mil millones. Pero los informes recientes afirman que la cifra es muy exagerada porque Jared Kushner la infló para dar la impresión de que Trump había hecho un gran trabajo al tratar con los saudíes. Y cuando nos enteramos de los Papeles de Panamá, quedó claro que el sistema está manipulado, que Trump quería ser presidente para proteger su riqueza, enriquecerse y enriquecer a sus amigos. Si esperábamos ayuda del liderazgo no había esperanza. Paul Ryan y Mitch McConnell ayudaron e instigaron a este presidente. Ryan se ha ido, pero McConnell continuará cumpliendo las órdenes de Trump. Tal vez el informe Mueller, cuando se publique, le pondrá fin a este gobierno vergonzoso que está destruyendo la tierra y nuestras instituciones.

Editorial. 

In English. 

Exit mobile version