Vigilantes en Filadelfia representan la semilla del odio en el campo social

Noel Cazenave: Tenemos que reconocer que lo que sucede con la policía y los vigilantes está estrechamente relacionado.

Vigilantes en Filadelfia - El Sol Latino

Los vigilantes son un grupo de odio que ataca a manifestantes pacíficos en defensa de EE.UU. Foto Cortesía

La semilla del odio está plantada. Ella florece sobre un terreno fértil de libertades que permite que hombres con armas largas, bates de beisbol, palos de golf o cualquier objeto contundente intimiden a vecinos de Filadefia.

Puedes leer: Comité Judicial de Pensilvania admite proyectos para la contratación de policías

De acuerdo a Noel Cazenave, sociólogo de la Universidad de Connecticut y autor de Killing African Americans: Police and Vigilante Violence as a Racial Control Mechanism, consultado por el diario The Gardian, “tenemos que reconocer que lo que sucede con la policía y los vigilantes está estrechamente relacionado”, dijo. “Las patrullas de esclavos y los comités de vigilantes fueron las primeras raíces del sistema policial americano”. La reunión de vigilantes blancos envía ese mensaje escalofriante.

Los vigilantes y los cuidadores del vecindario no tienen que herir o matar a los afroamericanos – como lo hicieron en los casos de Ahmaud Arbery y Philando Castilla – para provocar miedo, explicó Cazenave.

El “vigilantismo” en Filadelfia no es una novedad. Durante las marchas pacíficas de Black Live Matter, molestaban a los protestantes profiriendo insultos sin que la policía mediara, dijeron a The Guardian Jill St Clair, John Entwistle, Josh Goldbloom, entre los varios que citó el diario inglés en su reporte titulado: “Los hombres blancos armados que aterrorizaron a los partidarios de Black Lives Matter de Filadelfia”.

Puedes leer: Policía de Philly contratará consultor externo para auditar sus procedimientos

El interés de los vigilantes de acuerdo a los consultados no es cuidar, por ejemplo, la estatua del Cristóbal Colón, el símbolo que resguardan es el de la supremacía.

Exit mobile version