Hijos de indocumentados en Philly pudieron recibir el crédito fiscal

Los funcionarios de Filadelfia son conscientes de la falta de conocimientos. La ciudad pronto inyectará más dinero para concienciación.

Hijos-de-indocumentados - El Sol Latino

Los inmigrantes indocumentados manejan una frustración continuada. Pocas organizaciones explican el alcance de sus derechos. Foto: Jcomp/ Freepik.es

Estamos en los segundos del silencio. El espacio temporal por donde la oportunidad desaparece. Los hijos de indocumentados pudieron recibir el crédito fiscal del Plan de Rescate Americano. En Filadelfia la mayoría quedará fuera del beneficio.

En un trabajo de Laura Benshoff de WHYY conocimos que los funcionarios de la ciudad están conscientes del sesgo. Los inmigrantes sin autorización de trabajo en Estados Unidos siguen pagando miles de millones de impuestos federales. También tributan a las arcas estatales y locales cada año. A menudo a través de los impuestos sobre la nómina.

Puedes leer: Philly Officials “strongly” recommend everyone to wear masks indoors

En muchos casos, no presentan declaraciones de impuestos. Trabajan con un supuesto número de la seguridad social o cobran en efectivo. Sobre esta realidad conoce Will González, director ejecutivo de CEIBA. Se trata de una organización que ofrece servicios gratuitos de preparación de impuestos en Kensington.

Hijos de indocumentados por fuera

Cuando todos los corredores cruzan la línea de llegada poco hay que hacer. Con el estadio de la ciudad vacío se conoce que los hijos de indocumentados podían acogerse al crédito. Para hacerlo debían superar obstáculos adicionales para inscribirse. Sin embargo el proceso ya perdió sus signos vitales.

No hay muchas organizaciones en Filadelfia que estén preparadas para ayudar a los inmigrantes indocumentados a realizar los pasos adicionales necesarios para inscribirse en el CTC. “Estamos trabajando con Congreso, HACE y Esperanza. Queremos aumentar la red de organizaciones en la comunidad latina que pueden proporcionar este tipo de asistencia”, dijo González.

El proceso era superable según la información encontrada. Los padres indocumentados que aún no declaran sus impuestos deben primero registrarse. Con el trámite obtendrían un Número de Identificación de Contribuyente Individual, o ITIN. Es un proceso que puede llevar de dos a tres meses.

Una vez emitido ese número, los beneficiarios deben utilizarlo para presentar una declaración de impuestos. El proceso agrega varias semanas más de espera. “El calendario significa que es poco probable que las familias que se inscriban este verano vean el dinero del crédito fiscal por hijos antes del otoño”, dijo González.

Una frustración continuada

Los inmigrantes indocumentados manejan una frustración continuada. Pocas organizaciones explican el alcance de sus derechos. Esa espera es “un poco triste”, dijo, pero “vamos a tratar de conseguir esta ayuda al mayor número de personas posible”. Hasta ahora, han sido unos 150 hogares, dijo González.

Puedes leer: PropelPHL junta a trabajadores con las ofertas de empleo

Los funcionarios de Filadelfia son conscientes de la falta de conocimientos. La ciudad pronto inyectará más dinero en la concienciación. Ha presupuestado $1.464 millones para sacar anuncios y apoyar la divulgación en la comunidad en el presupuesto municipal más reciente. Si los créditos fiscales se convierten en permanentes, dijeron que esa estructura se mantendrá para los próximos años. “La gente sabe lo que más necesita”.

El Crédito Fiscal Infantil Avanzado podría reducir la pobreza infantil en un tercio en Filadelfia. Sin embargo en esa ecuación no están los hijos de indocumentados. En total, 75.000 personas podrían salir de la pobreza gracias a los créditos fiscales. Estos funcionan más como un pago de estímulo directo.

Exit mobile version