Enero ve descender 14.6% el déficit comercial de EE.UU.

El dato no es sorpresivo y los economistas consideran que la balanza comercial no es un indicador significativo de la salud económica de un país.

Bajó déficit comercial EE.UU. - El Sol Latino

Estados Unidos, como primera economía mundial, suele ver cómo aumentan históricamente los déficit durante las épocas de bonanza al incrementar el apetito de los estadounidenses por las importaciones. Foto Cortesía

De acuerdo al Departamento de Comercio de los Estados Unidos “la notable reducción de las importaciones de China” provocaron que el déficit comercial de la nación se redujera en enero en 14.6%.

Según la entidad estatal el porcentaje representa 51 mil 100 millones de dólares. Dentro de ese panorama las importaciones descendieron 2.6 %, hasta los 258 mil 500 millones de dólares; mientras que las exportaciones subieron levemente, un 0,9 %, hasta los 207 mil 300 millones de dólares.

Las expectativas de los analistas que preveían en enero un déficit de 57 mil 700 millones de dólares resultaron menor.

El déficit de bienes con China, seguido muy de cerca debido a la guerra comercial desatada por el presidente estadounidense, Donald Trump, se redujo un 12.6 %, hasta los 33.200 millones de dólares.

El dato de enero se produce después de que 2018 cerrase con el récord en el déficit en la última década.

En la actualidad los Estados Unidos y China se hallan inmersos en densas negociaciones comerciales, y en marzo Trump, que ha impuestos aranceles a centenares de productos chinos, aplazó una nueva subida de gravámenes a la espera de la continuación de las conversaciones con Pekín.

El mandatario ha defendido su agenda de “Estados Unidos primero”, con la que ha prometido revitalizar la creación de empleos en el mercado interno y reducir el déficit comercial que, a su juicio, responde a las injustas políticas comerciales de sus socios.

No obstante, los economistas consideran que la balanza comercial no es un indicador significativo de la salud económica de un país.

Estados Unidos, como primera economía mundial, suele ver cómo aumentan históricamente los déficit durante las épocas de bonanza al incrementar el apetito de los estadounidenses por las importaciones.

Precisamente, Estados Unidos vive un momento de sólida expansión económica, con un crecimiento del 2.9 % en 2018, alimentado por el agresivo estímulo fiscal lanzado por Trump a través del recorte de impuestos para las empresas y, en menor medida, los trabajadores.

Exit mobile version