Aliados de EE.UU. declaran victoria territorial final sobre el Estado Islámico

Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias colocaron una bandera en la cúspide de uno de los edificios tomados por EI. Foto Cortesía

Fuerzas lideradas por combatientes kurdos y respaldadas por Estados Unidos declararon la victoria territorial final sobre la organización radical autodenominada Estado Islámico (EI) en el este de Siria.

El anuncio fue hecho por un oficial de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que cuentan con el apoyo de la Casa Blanca y que han estado luchando contra soldados del grupo extremista a las afueras del pueblo de Baghuz.

“Las Fuerzas Democráticas Sirias declaran la eliminación total del llamado califato y la derrota 100% territorial de EI”, dijo Mustafa Bali, vocero de FDS a través de Twitter.

“En este día único, homenajeamos a los miles de mártires cuyos esfuerzos hicieron posible la victoria”, añadió.

Para conmemorar el triunfo, combatientes han estado erigiendo banderas amarillas en Baghuz.

El viernes, el gobierno de Donald Trump informó que se había privado a EI de su último reducto en Siria.

Puedes leer: Terrorista es arrestado en Miami por divulgar cómo hacer bombas

El mandatario ilustró la victoria con mapas de Irak y Siria, en los que se podía ver un área inmensa que llegó a estar dominada por los yihadistas, ahora libre de su presencia.

Lo yihadistas llegaron a controlar 88.000 kilómetros cuadrados de un territorio que se extendía por Siria e Irak.

Sin embargo, pese a la perdida de territorio, el grupo continúa siendo una amenaza a la seguridad por su capacidad para organizar ataques tanto en la región como en otras partes del mundo.

Civiles

A principios de marzo, la alianza de FDS reforzó sus ataques contra los combatientes que se habían agrupado en Baghuz.

Pero se vio obligada a desacelerar su ofensiva debido a que numerosos civiles también se estaban desplazando por la zona, refugiándose en edificaciones, carpas y túneles.

Miles de mujeres y niños, algunos extranjeros, han huido de los combates y de la severa escasez de suministros básicos para encaminarse hacia campamentos de refugiados levantados por FDS.

Muchos militantes de EI también abandonaron Baghuz, pero los que se quedaron opusieron una fiera resistencia, que incluyó atacantes suicidas y automóviles bomba.

A finales de febrero, el periodista Ferani Kilani, de la BBC en árabe, vio familias atrincheradas en Baghuz durante los preparativos de las fuerzas de la coalición internacional para atacar el último bastión de EI.

La presencia de numerosos civiles dificultó el ataque final.

En pleno apogeo de su poder, el grupo impuso su teocracia militante a más de diez millones de personas en Siria e Irak.

Miles de sus combatientes, muchos de los cuales llegaron de otros continentes, han escapado.

BBC Mundo

 

Exit mobile version